Centro Histórico

Centro Histórico de Santiago de Querétaro

Este Centro Histórico fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco por su excelsa arquitectura barroca y neoclásica, expresada en suntuosos inmuebles religiosos y civiles. Un ejemplo excepcional de ciudad virreinal española. Las plazas y andadores son ideales para el café matutino y/o la copa nocturna.


Además de la suntuosa arquitectura de los inmuebles civiles y religiosos de los siglos XVII y XVIII, destaca la traza urbana original. El trazado de sus calles demuestra el sincretismo que operó durante 300 años: de la calle Corregidora hacia el templo de La Cruz, la traza urbana es orgánica y libre, sin retícula; de Corregidora hacia la avenida Tecnológico, el diseño es uniforme, ajedrezado, no perfecto, pero sí regular.

El Centro Histórico guarda, entre sus tesoros, espléndidos edificios virreinales, andadores donde se respira tranquilidad y plazas y jardines donde se observa el ir y venir del Querétaro cotidiano.



Alguna vez la ciudad ameritó ser denominada ciudad barroca, pues está marcada particularmente por las grandes obras arquitectónicas barrocas 
de los siglos XVII y XVIII. El templo de Santa Clara, el de Santa Rosa de Viterbo y el convento de San Agustín, por ejemplo, sintetizan gran parte 
de la estética barroca: producen efectos dramáticos alternando líneas rectas y ondulantes, fabricando formas exuberantes, contrastando masividad 
y esbeltez, dando énfasis en la verticalidad y buscando continuamente 
el movimiento.

Además, Querétaro cuenta con una gran variedad de museos, algunos de ellos localizados en hermosos edificios de la época virreinal, que ofrecen un interesante panorama de la historia y de las manifestaciones culturales que ha expresado el país.



10 cosas que no te puedes perder del Centro Histórico de Querétaro

Lugares históricos: No dejes de visitar la Casa del Corregimiento donde vivió doña Josefa Ortiz de Domínguez y el Panteón de los Queretanos Ilustres. Conoce el Teatro de la República donde se sentenció a Maximiliano de Habsburgo y se promulgó la constitución actual.
Museos: Déjate seducir por las colecciones permanentes y exposiciones del Museo de la Ciudad, la Casa de la Zacatecana, el Museo de Arte, el Museo de la Magia del Pasado, el Museo de la Restauración o el Museo Regional.
Templos: Desde el barroco hasta el neoclásico, cada fachada, remate y detalle hablan de un prometedor pasado virreinal y una saturada vida religiosa. Querétaro, fue la tercera ciudad más importante del Virreinato de la Nueva España y sus construcciones religiosas permanecen para atestiguar todos los días esta verdad.
Casonas y Leyendas: Al caer la noche, renacen las antiguas leyendas e intrigantes mitos de la ciudad. Las casonas dejan de ser oficinas o tiendas y regresan para escenificar las historias de diversos personajes conocidos para los queretanos.
Gastronomía:Disfruta de una gordita del Jardín Guerrero, unos tamales en Arteaga, churros en 5 de Mayo, una malteada de La Mariposa o unas famosas enchiladas queretanas en El Arcángel.
Vida Nocturna:La ciudad se encuentra impregnado de establecimientos que satisfacen a todas las edades, gustos y atmósferas.
Plazas: Querétaro conserva ese viejo aire de provincia en los jardines y plazas de su Centro Histórico; hacen que el tiempo se detenga y sobran las oportunidades para sentarse en una banca a leer el periódico o simplemente disfrutar de un helado.
Artesanías: Encuentra telares, bordados, alfarería, cerámica, textiles, dulces y madera que resultan en hermosas bolsas, fajillas, vajillas y otros muchos regalos.
Hoteles boutique: Tienen la particularidad de haber sido emplazados en antiguas casonas que pertenecieron a renombradas familias de la época virreinal.
Teatro: La capital queretana cuenta con gran variedad de lugares encargados de difundir este arte, que van desde el teatro clásico hasta las mejores obras de temática contemporánea.